¿Y cuál es la actitud?

“Una persona puede cambiar su futuro con solo cambiar su actitud.” Oprah Winfrey

 A veces las personas me preguntan cómo le hago para mantener una buena actitud ante las cosas que me ocurren, pues la mayoría del tiempo estoy positiva y contenta.   (Digo la mayoría del tiempo porque no todos los días uno amanece en esa actitud.) Sin embargo, cuando amanezco del otro lado de la cama, como decimos, trabajo con lo que estoy sintiendo para mejorarlo.  ¿A quién le agrada estar todo el día amargado, frustrado y desmotivado? ¿sin deseos de pasar un día en excelencia y lleno de felicidad? No es lo mismo ser así, a querer ser así.  ¿Hace sentido?

La actitud es un comportamiento habitual que puedes manejar de manera consciente. Significa que tú puedes decidir qué actitud tomar ante la situación que estas percibiendo en ese momento. La actitud es uno de los secretos de cómo decides vivir.  Es nuestra responsabilidad asumirla y tú puedes controlarla. 

La actitud es la acción consciente combinada por nuestro sistema de valores y creencias, obtenidos a través del tiempo creando un estado emocional en ese contexto determinado.  

Estar de mala actitud hace que tus vibraciones sean pesadas y por consiguiente transmitas esa energía ante los demás.

Es importante que trabajes en tí.  Deja ir esas emociones negativas y creencias limitantes que obstaculizan tu enfoque para hacer de tus días unos felices y productivos.

Piensa en la situación y cambia tu mentalidad, si la situación brinda pensamientos negativos, gíralos y cámbialos a algo positivo. ¿Cómo puedo cambiar este pensamiento negativo a positivo? Reencuadra tus pensamientos, ¿cuáles son mis aprendizajes de esto? ¿qué te gustaría cambiar en su lugar?

Construye esas imágenes en tu mente, donde te veas feliz, emocionado y disfrutando del proceso de tu situación actual.  Comienza a atraer cambios hacia los resultados que deseas.  Imagina que quieres ver, escuchar y sentir mientras estas creando el cambio de tu mentalidad a una positiva.

Sigue adelante y fluye. Enfócate en lo que quieres. Se intencional y atento. Vive en el presente y haz tus planes sobre el futuro. Utiliza la imaginación y creatividad. Expresa gratitud sin importar lo difícil que pueda ser lo que estas pasando. Entrena tu cerebro para ver las cosas positivas y obtén los aprendizajes de esos tiempos difíciles. 

Recuerda que cuando se cierra una puerta, hay otras que están abiertas esperando por tí, solo debes cambiar tu enfoque.  Como has escuchado es momento de “Agarrar el toro por los cuernos y comenzar a cambiar.”

¡Refuerza estas recomendaciones todos los días y construirás una actitud positiva al máximo potencial!

Porque la única diferencia entre un buen día y un mal día es la ACTITUD que tengas ante ella. ¡Adelante!

En mi experiencia la programación neurolingüística me ha ayudado excelentemente a redirigir esos pensamientos que no nos ayudan a crear una actitud positiva.  Además, me ayuda a manejar mis emociones de una manera efectiva ante las adversidades que se me presentan.  Definitivamente las técnicas de PNL ya son parte de mi diario vivir, porque tengo la certeza de que brindan resultados.

Estoy aquí para apoyarte a crear esa actitud positiva que necesites para que puedas comenzar ese cambio que mereces en tu vida.

Si este artículo te ha gustado y resultó útil para tí, puedes compartirlo con tus amigos y con aquellas personas a quienes creas también les puede servir.  ¡GRACIAS!

Samantha Jareno
Performance Business Coach & NLP Trainer samjareno@coachingvibes.com
Coaching Vibes
Florida • USA